In the dark room

In the dark room, es una serie en la que la figuración y la abstracción geométrica interactúan dentro de los límites del lienzo. Espacios oscuros habitados por personajes que conviven y dialogan con formas geométricas.

Mi pintura parte de una base fotográfica. No busco a mis modelos, ellos aparecen. Las fotografías que utilizo para pintar los cuadros las encuentro. Proceden de sus redes sociales o me las envían los propios modelos. Son fotografías con las que ellos se quieren representar o, dicho de otra forma, con las que pretenden configurar su identidad en el mundo virtual; y acaban siendo un archivo sobre las aspiraciones y modelos que definen nuestra época.

Antes de empezar a pintar el cuadro, sigo un metódico proceso creativo. Primero recopilo fotografías, luego hago selección y empiezo a trabajar con la foto que elijo. Mis bocetos son digitales, trabajo los elementos compositivos con programas informáticos. Saco la figura humana de su contexto y la sitúo en el espacio pictórico acompañada con figuras geométricas.

Cuando termino este primer proceso de depuración, paso la imagen resultante al lienzo y es entonces cuando empiezo a pintar. En el proceso plástico siempre tengo la imagen compuesta a mi lado como referente. Copio de la foto, pero la naturaleza de esta sufre transformaciones en el camino de la pantalla del ordenador a la tela del cuadro y la acción de la pintura se libera.

Los hombres de mis cuadros que ve el espectador, aunque lo parecen, no son reales. El dibujo se acerca a la realidad fotográfica, incluso los modelos se reconocen en ellos, igual que lo hacen y se identifican en las fotografías de los perfiles de sus vidas en la red.

 

 

 

 

 

volver a las imágenes

 

Luis Loras